What types of interactions happen at a project like Mashpi Chocolate?

¿QUÉ TIPOS DE INTERACCIONES OCURREN EN UN PROYECTO COMO MASHPI CHOCOLATE?

¿QUÉ TIPOS DE INTERACCIONES OCURREN EN UN PROYECTO COMO MASHPI?

En el trabajo de restauración, numerosas interacciones se desarrollan desde el momento en que sumergimos nuestras manos en la Tierra, reconociendo la historia problemática del espacio antes de nuestra intervención. El suelo, una vez cargado de compactación por años de ganadería mal gestionada, cuenta una historia de negligencia. A pesar de su inadecuación para el pastoreo extensivo de ganado debido a las lluvias frecuentes, la tierra fue inundada con más vacas de las que podía sostener.

Años más tarde, cuando la tierra ya no podía soportar el peso del ganado, sobrevino el abandono. El suelo soportó el peso del impacto, iniciando una multitud de interacciones entre nosotros y la tierra desde el principio. Esto incluyó la implementación de diversas prácticas destinadas a la recuperación y regeneración. Entre las más importantes estaba la captura y reproducción de microorganismos para rejuvenecer el suelo. Rápidamente nos dimos cuenta de que esta microbiología no solo prosperaba con el aire y el agua, sino que también requería cuidados adicionales.

Si bien la abundante humedad y las lluvias regulares crean un ambiente notablemente saludable con una excelente calidad del aire, es esencial reconocer que la microbiología dentro del suelo, aunque crucial, se extiende más allá del suelo en sí. Esta comprensión ha guiado nuestras interacciones, llevándonos a centrarnos en aumentar la materia orgánica. Hemos logrado esto mediante la siembra estratégica de plantas de poda y lo que a menudo llamamos "abonos verdes". Una parte significativa de estas plantas pertenece a la familia de las leguminosas, incluyendo frijoles y habas. Su importancia radica no solo en sus interacciones con nosotros, sino también en las relaciones intrincadas que fomentan bajo tierra, especialmente con microorganismos como las bacterias micorrícicas. Estas bacterias desempeñan un papel vital en facilitar la captura de nitrógeno libre de la atmósfera. Durante miles de años, estas interacciones planta-microorganismo han evolucionado, lo que nos permite "cosechar" nitrógeno y reintroducirlo en el suelo. Reconocer el nitrógeno como un macronutriente crucial, uno de los requisitos principales para las plantas, equivale a infundir al sistema con un combustible esencial. Es como proporcionar energía que acelera el proceso de restauración, impulsándolo hacia adelante de manera rápida y eficiente.

Nuestras interacciones con la tierra se extienden a prácticas de manejo, incluida la poda y el arte de interpretar el paisaje en diferentes estaciones. Si bien esta región experimenta solo dos estaciones distintas, una con más lluvias y otra con menos, debemos discernir el momento y las técnicas óptimas para la poda. Esta interacción nos permite recuperar la relación simbiótica entre plantas y humanos, donde cada uno beneficia al otro, subrayando su importancia en nuestros esfuerzos de restauración.

Ampliando esto, nuestras interacciones se extienden a la biodiversidad que regresa, particularmente evidente en el aumento de la diversidad de aves. Esta resurgencia establece una relación mutuamente beneficiosa, ya que muchas de estas aves son insectívoras naturales. Su presencia nos ayuda a mantener un delicado equilibrio y a gestionar eficazmente las posibles poblaciones de plagas. De hecho, muchas de estas aves no solo cumplen su función como comedores de insectos, sino que también contribuyen a la atmósfera de restauración a través de su música. Sus alegres melodías infunden a nuestros sistemas de restauración con un sentido de vitalidad y armonía. Algunos incluso sugieren que las plantas se benefician al ser serenadas, estableciendo paralelismos entre el efecto calmante de la música y los ritmos naturales del entorno. Cantar, una forma de imitación de la naturaleza, permite que las energías converjan, desbloqueando capas adicionales de conexión y resonancia dentro de nuestro ecosistema.

Además, las interacciones abarcan el intrincado proceso de la cosecha: determinar el momento óptimo para cosechar, garantizar que el cacao alcance su madurez máxima, asegurar una calidad y sabor incomparables. Posteriormente, nuestro compromiso se extiende a los procedimientos posteriores a la cosecha, supervisando meticulosamente la fermentación y monitoreando de cerca el proceso de secado. Cada día, interactuamos directamente con las plantas de cacao, ubicados en la base de los arbustos, supervisando cada etapa con cuidado. Permanecemos vigilantes, evaluando los niveles de humedad y ajustando en consecuencia, ya sea exponiendo el cacao al sol o proporcionando refugio durante los períodos húmedos, característicos de nuestro entorno. A menudo comparo este cuidado atento con darle un "masaje" al cacao, asegurando que permanezca relajado durante todo el proceso de secado.

Nuestra interacción con el cacao no termina con la cosecha; continúa sin problemas en el proceso de elaboración del chocolate. Desde el tostado y pelado hasta la elaboración de los nibs y finalmente la producción de chocolate, permanecemos íntimamente involucrados en cada paso. Además, mantenemos un compromiso constante con los otros árboles y plantas que proporcionan los ingredientes para nuestros productos finales. Esta interacción continua sirve como plataforma para un aprendizaje continuo. Cada miembro del equipo ha perfeccionado habilidades especializadas, ya sea gestionando expertamente el suelo o elaborando la formulación perfecta para garantizar que nuestros resultados de chocolate sean deliciosos cada vez.

Para concluir, es importante resaltar las interacciones más amplias que ocurren a nivel del paisaje y con nuestros vecinos. Encontramos un gran valor en integrarnos con nuestra comunidad, reflejando la forma armoniosa en que opera la naturaleza. En lugar de ver a nuestros vecinos como competidores, nuestro enfoque está enraizado en la colaboración y el beneficio mutuo. Entendemos que la base de nuestro proyecto radica en la conservación y reconocemos que el bienestar de nuestros bosques y fuentes de agua está entrelazado con el bienestar de nuestra comunidad. Por lo tanto, trabajar estrechamente con nuestros vecinos ha sido esencial. Extendemos este espíritu colaborativo para apoyar los esfuerzos de restauración en otras fincas dentro de la comunidad, asegurando que nuestro impacto colectivo contribuya positivamente al medio ambiente y a la sociedad en general.

Actualmente, Agustina está profundamente inmersa en un proyecto, participando activamente en varias parcelas que necesitan ser recuperadas. De manera similar, estoy involucrado en la expansión de parcelas regenerativas en múltiples fincas. Además, nuestro compromiso con el turismo comunitario sigue siendo inquebrantable. Promovemos y apoyamos incansablemente, fomentando conexiones y sinergias dentro de nuestra comunidad. Este enfoque colaborativo refleja la intrincada interacción que se encuentra en la naturaleza, fomentando interacciones positivas duraderas. Nuestro objetivo es cultivar relaciones e iniciativas que no solo perduren, sino que también crezcan en fuerza, allanando el camino hacia un futuro verdaderamente sostenible.

Comentar

Tenga en cuenta, los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados.

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la Política de privacidad de Google y los Términos del servicio.